23 de out de 2008

(...)
La boca tiene sed, para qué están tus besos.
El alma está incendiada de estas brasas que te aman.
El cuerpo: incendio vivo que ha de quemar tu cuerpo.
De sed. Sed infinita. Sed que busca tu sed.
Y en ello se aniquila como el agua en el fuego.
(...)

Pablo Neruda




Um comentário:

caminante disse...

también tus fotos son excelente.